Da Silva fue la primera panadería de la Ciudad de México que destacó en ofrecer pan rústico tipo europeo, con masas ácidas y cortezas duras, elaboradas con precisión y calidad. Hoy en día, Da Silva es una marca sólida y prestigiada, construida a lo largo del tiempo por la satisfacción y preferencia de nuestros clientes.

La Mística de La Calidad Da Silva fue diseñada por el chef Eduardo Da Silva para controlar los estándares de calidad que nos distinguen frente a nuestros clientes y que comienzan desde el detalle más pequeño. En Da Silva nos esforzamos para que nuestro trabajo se dirija hacia la perfección. Nos enorgullece ser así. Todos los que trabajamos en Da Silva somos parte de un sistema de calidad que certifica las habilidades de cada uno como especialista, y sólo así podemos ser parte del equipo.

El cliente de Da Silva debe estar seguro que lo que compró y probó la primera vez, lo podrá adquirir siempre, con el mismo grado de gusto y satisfacción. Esto le da a nuestros clientes seguridad en su compra y es la semilla que motiva su lealtad hacia nosotros.